sábado, 17 de noviembre de 2007

¿Antiguo?

Es bueno, a veces, mostrar el proceso de producción de un artículo. Este va a ser el caso.
Es muy difícil comenzar a escribir cuando se tienen varias ideas concretas en la cabeza y ninguna se relaciona entre si; Esta en mí, de ahora en más en este texto, demostrar mi capacidad de relacionarlos de la manera más convincente. Comencemos por donde regularmente se empieza: por el principio. En los últimos días vine apreciando una sensación que aqueja a muchos adolescentes que atraviesan la barrera de los veinte. Estoy experimentando síntomas que indican indefectiblemente que me estoy poniendo viejo. Si: muchos pensaran: “si vos te sentís viejo ¿que les queda a los de sesenta?”; pero sin embargo es una sensación extraña. El otro día me llego una de estas estúpidas y poco creibles cadenas de mails. Esta vez la leí, porque el titulo me atrajo (ya con esto me desacredito solo). Era justo lo que estaba buscando.; Me interesó, ya que hablaba del “síndrome de los veintitantos”. Decía que le llaman la 'crisis del cuarto de vida'. La misma se explaya amenazandote, diciéndote que te empiezas a sentir inseguro y te preguntas donde estarás en un año o dos, pero luego te asustas al darte cuenta que apenas sabes donde estás ahora. Y no estaba muy errada. Entonces proseguí. Mas adelante decía que sucede a menudo que te das cuenta de que cada vez es más difícil ver a tus amigos y coordinar horarios por diferentes cuestiones: trabajo, estudio, pareja, etc. Y cada vez disfrutas más de cuanta excusa exista para charlar un rato. Decia ademas que las multitudes ya no te son 'tan divertidas'... hasta a veces te incomodan. Y extrañas la comodidad de la escuela, de los grupos, de socializar con la misma gente de forma constante. A mi, esto me sucede con la música en particular, por mi condición de melómano eterno. La música ya no es lo que era. Me acuerdo allá a lo lejos los momentos en que escuchaba y grababa en mi doble casettera con un casette virgen colocandolo del lado izquierdo, aquel grupo que me gustaba, o directamente de la radio (y eso que no soy tan viejo), y aparecía mi mamá y yo bajaba el volumen o escondía todo rápido como si fuera algo malo, para que no me dijera con desaprobación:"¿Qué es ese ruido? ¡¿Qué es eso?, que feo! ¡Ah, música era la de antes!". Y yo ahora, escucho la radio, bajo discos enteros de la Web, veo dvd`s, me actualizo constantemente, pero sin embargo no hay que nada me haga sentir igual a lo que me pasaba con mis bandas, aquellas con las que crecí, las que se escuchaban en los 90`s, y aquellas otras que me encargue de averiguar y crear en mi mente, las de los setentas y los ochentas. Es un lugar común actualmente para mí, lo que le pasaba a mi mamá conmigo hace 10 años.
Hoy por hoy, la mayoría de las producciones son plagios. Analogías u hasta homologias, es decir, esa semejanza de origen entre dos estructuras, pero que pueden tener una función y un aspecto diferentes. Pero eso sucede por una contaminación general y una falta de creación e inventiva importantes, además de que la música como arte derivó en producto, apto para el consumo indiscriminado y para ubicarla en masa, donde el hecho artístico esta aislado y los que hacen música por amor al arte no tienen cabida.
Igualmente hasta las bandas nuevas suenan ya todas iguales, teniendo sonido a "banda nueva".Me pregunto entonces… ¿Los grupos que suenan ahora serán recordados dentro de 20 años como pasa hoy en un fogón con Vox Dei o Serú Giran? ¿Sabrán los argentinos del 2027 quienes fueron Pier, Jóvenes Pordioseros o Guasones? ¿O solo los quilmeños recordaran a Júnior, cantante de La 25, porque fue un enganche excedido de peso surgido de la cantera del Quilmes Atlético Club? ¿Sabrán aquellos jóvenes del futuro que Callejeros era un grupo medianamente conocido, o solo recordaran más al juicio a Omar Chaban, o el paradójico, triste y escalofriante caso de esos músicos procesados por matar a sus propios familiares?
Esta claro que es muy difícil encontrar un sucesor nato y digno en esta década de Serú Girán, Soda Stéreo, Pescado Rabioso, Sumo, Manal, Miguel abuelo, Aquelarre, etc. Y viajando al plano internacional, no es fácil ser el nuevo U2, Queen, Nirvana, Led Zeppelín, Depeche Mode…y la lista sigue... Muchas bandas, como The Police o Genesis (olvidándonos de los réditos que les da a sus bolsillos y a los de las empresas patrocinantes y managers) vuelven a los escenarios porque hay una necesidad de cubrir ese hueco generacional del que estamos hablando.
Esto se da (porque no me sucede a mi solo) por esta falta de alguien que logre en estos días anémicos de melodía igualar los pergaminos de aquellos que enumeré renglones arriba, o transformarse en un referente real del cambio, la renovación, la movilización, la distinción, la búsqueda, la sorpresa, la protesta, la expresión artística, como lo hizo ayer la música progresiva, con Pink Floyd por citar un ejemplo. Y es aquí donde quería llegar. Hace dias, viendo una publicidad del nefasto programa televisivo de Tinelli observe una recreación, en los lagos de palermo, de lo que bien podría haber sido una escena del programa “Alta tensión”;Un automovil de la epoca y bailarines alrededor de frondosos arboles y colores por doquier. Hablo de aquellos shows en los que se inundaba al pueblo de música complaciente e Ilusiones vanas para mantenerlos ciegos y así de a poco borrar mentes y tapar los problemas. Y esto es una comparación, una analogía. Esto paso en los setentas, y vuelve a pasar ahora. ¿Todo esto queda antiguo? No para nada, siempre se recurre a aquello que dio resultado. Y en los setentas dio resultado, Porque no ahora en la era K. Asi, me pregunte porque el hombre hace ese tipo cosas, como tropezar dos veces con la misma piedra. ¿No será cuestión de que solo me estaré despertando recién y que en lugar de estar poniéndome viejo solo tengo la curiosidad y la inocencia utópica de un niño?

3 comentarios:

melisa dijo...

Lindo escrito. Yo todavía no llegué a los 20 y te puedo asegurar que ya estoy en crisis.


Saludos

Lux-lux dijo...

Interesante reflexión.

Manuel Chinaski dijo...

Bueno, vamos a ver como puedo yo producir ahora un texto con lo que decis. porque me dejas cosas en el tintero.
Yo considero la visión utópica del niño de otra manerea y quizas tambien me considero uno de ellos. Cuando me sorprendo de cada canción (que quizás escuche la misma tonalidad mil veces) pero es diferente porque mi vida es diferente. En este momento, sentado en un cyber en españa, sin casa, comida, ni nada, "dias de suerte" me suena shockeante, golpea bien adentro. y creo que la musica siempre se renueva. quizas no estemos en una época de grandes rupturas pero si de grandes retornos al pasado. no lo digo por los que vuelves, sino por los que realizan musica hoy mirando el pasado. un revival. bueno espero se haya entendido algo. un abrazo javi